Make your own free website on Tripod.com

Home

Carta al accionista 2002 | Manual del Propietario | Reunion Anual | Entrevista en Fortune 2003 | Breve semblante de WB | Biografia de Warren Buffett | Algunas Inversiones de WB | Diversificacion | Como ve WB los mercados | Dos mostruos frente a frente | Conferencia | Lecciones de Warren Buffett | Consejos de Warren Buffett | Acciones clase A y clase B | Criterios de adquisicion | Resultados 3º trim.2002 | Resultados 1º semestre 2002 | Warren Buffet encara el mejor año de su Historia | ¿oraculo o sentido comun? | Articulos Interesantes | Libros recomendados | fotografías | Vínculos relacionados | Contactar con...
El Oraculo de Omaha
Manual del Propietario

En Junio 1996, El Presidente de Berkshirés, Warren E. Buffett, publico un folleto titulado " El manual del Propietario" a los accionistas de Berkshirés Clase A y Clase B. El objetivo del manual era explicar los principios económicos de las operaciones de Berkshirés. El Manual Del Propietario, se reproduce sobre estas y las siguientes seis páginas.


------------------- -------------------- -------------------- ---------------------

LA INTRODUCCION

Aumentado por la fusión con General Re. El numero de accionista de Berkshire se ha doblado desde el año pasado hasta cerca de 250,000. Charlie Munger, vice-Presidente de Berkshire y mi socio, y yo, damos la bienvenida a cada uno de ustedes. A modo de saludo, hemos preparado un segundo folleto para ayudarle a usted a comprender nuestro negocio, metas, filosofía y limitaciones.

En estas páginas estan explicados nuestros principios de trabajo, no voy a darles detalles sobre los muchos negocios de Berkshirés. Para más detalle y una actualización continua sobre nuestro progreso, usted debería mirar nuestros informes anuales. Estamos encantados de enviar una copia de nuestro informe de 1997 a cualquier accionista que lo solicita. Hay mucha mas Información adicional, incluyendo nuestros informes anuales 1977-1996, disponible en nuestro sitio de Internet: www.berkshirehathaway.com

LOS PRINCIPIOS DEL PROPIETARIO RESPECTO AL NEGOCIO

En el momento de la fusión de clase A en 1983, Yo establecí 13 principios como propietarios, principios de negocio que yo pensaba que ayudarían a los nuevos accionistas a comprenden nuestro enfoque directivo. Como es propio de los "principios", los 13 siguen siendo validos hoy, y son constatables. Algunas palabras se han cambiado para ponerlos actualizados y a cada uno de ellos, se le ha agregado un corto comentario.

1.- Aunque nuestra estructura sea corporativa, nuestra actitud es de asociación. Charlie Munger y yo, pensamos en nuestros accionistas como propietario-socios, y de nosotros mismos como socios-gestores. (A causa del gran numero de acciones, nosotros somos también, para bien o para mal, socios controladores.) No considero a la compañía en si misma como el dueño de nuestros activos del negocio, sino que por el contrario considero a la compañía como el vehículo a través del cual nuestros accionistas poseen los activos.

Charlie y yo esperamos que usted no piense solamente en poseer un pedazo de papel cuyo precio oscila a diario, y que es un candidato para la venta cuando algún suceso económico o político lo pone a usted nervioso. En cambio, nosotros esperamos que usted se vea a sí mismo como un propietario de parte de un negocio que espera mantener indefinidamente, como si muchos de ustedes poseyeran una granja o el edificio de apartamentos en asociación con familiares. Por nuestra parte, nosotros no consideramos a los accionistas de Berkshire como miembros anónimos de una muchedumbre siempre cambiante, sino como co-aventureros, que han confiado sus fondos a nosotros, para qué pueden generar un beneficio para sus vidas.

La evidencia sugiere que la mayoría de accionistas de Berkshire desde luego, han abrazado este concepto a largo plazo de la asociación. El porcentaje de volumen total anual de ventas de acciones de Berkshirés es una fracción muy pequeña respecto a las acciones de otras corporaciones Estadounidenses importantes, incluso cuando las acciones que yo poseo, se excluyen del cálculo.


En el efecto, nuestros accionistas se comportan respecto a sus acciones de Berkshire. De forma semejante como se comporta Berkshire respecto a las compañías en que tiene una inversión. Como propietarios, por ejm de las acciones de Coca-cola o Gillette, pensamos en Berkshire como socios de no-gestión en dos negocios extraordinarios, en los cuales medimos nuestro éxito por el progreso a largo plazo de las compañías, más que por el mes-a-mes de movimientos de sus acciones. De hecho, nosotros no nos preocuparíamos en absoluto si en varios años, ocurriera que, nadie hubiera comerciado, o cotizado precios, en las acciones de esas compañías. Si nosotros tenemos buenas expectativas a largo plazo, los cambios de precios a corto plazos, no tienen sentido para nosotros, excepto que ello nos ofrecen una oportunidad de aumentar nuestra propiedad a un precio atractivo.

2.- En línea con la orientación de propietarios de Berkshirés, la mayoría de nuestros directivos tiene una parte importante de su activo neto invertido en la compañía. Comemos nuestra propia cocina.

La familia de Charlie tiene el 90% o más de su activo neto en acciones de Berkshire; mi esposa Susie, y yo tenemos más del 99%. Además, muchos de mis parientes mis hermanas y primos, por ejemplo mantienen una porción enorme de su activo neto en acciones de Berkshire.

Charlie y Yo nos sentimos totalmente cómodos con esta situación, con todos los huevos en una misma cesta, porque Berkshire en sí mismo posee una variedad amplia de negocios verdaderamente extraordinarios. Desde luego, creemos que Berkshire está cerca de ser único en la calidad y la diversidad de los negocios en los que posee o un interés que controla o un interés minoritario de importancia.

Charlie y yo nos podemos prometer resultados. Pero podemos garantizar que sus fortunas financieras se moverán en mismo sentido que las nuestras durante todo el tiempo que usted elige ser nuestro socio. No tenemos interés en opciones o sueldos grandes u otros medios de ganar un "extra" sobre usted. Nosotros queremos hacer dinero, solo cuando nuestros socios lo hacen y en exactamente la misma proporción. Además, cuando yo hago algo en silencio, quiero que usted tenga cierta tranquilidad en el hecho de que mi daño financiero es proporcional al suyo.

3. -Nuestra meta económica a largo plazo (sujeto a algunos requisitos que luego mencionó) es aumentar al máximo el valor medio anual de Berkshire en cuanto al valor intrínseco del negocio, sobre la base de cada accion. No medimos el beneficio o importancia económica de Berkshire por su tamaño; sino que medimos el incremento por acción. Estamos seguros que el incremento de valor por acción disminuya en el futuro. Un volumen de capital mucho mayor, conducirá a ello. Pero nos desilusionaría si nuestro valor no excede el promedio de las compañías estadounidenses grandes.

Desde que se escribió en el año 1983, nuestro valor intrínseco (un tema que tratare mas tarde) ha aumentado en un valor anual de más del 25%, una marcha que ha sorprendido definitivamente a Charlie y a mí. Sin embargo, el principio sigue siendo válido: Al operar con cantidades grandes de capital como hacemos hoy, no podemos seguir obteniendo como cuando lo hicimos con sumas mucho más pequeñas. El mayor aumento de ganancia en el valor intrínseco que nosotros podemos esperar, es que sea un promedio de 15% anual, y podemos quedar momentáneamente lejos de ese objetivo. Desde luego, nosotros pensamos que muy pocos grandes negocios tienen la posibilidad de aumentar el valor intrínseco compuesto al 15% anual en un período largo de tiempo. Mas puede que nosotros acabaremos por encima de nuestro objetivo propuesto - estando por encima del promedio de ganancias-, como caer momentáneamente por debajo del 15%.

4.- Nuestra preferencia seria alcanzar nuestro objetivo, directamente poseyendo un grupo diversificado de negocios que generan efectivo y ganan por encima del promedio sobre el capital. Nuestra segunda opción, es poseer partes de negocios similares, logradas sobre todo mediante compras de acciones cotizables, por nuestras filiales de seguros. El precio y disponibilidad de negocios y la necesidad del capital del seguro, determinan la distribución de capital en cualquier año dado.

Como generalmente ha sido el caso, es más fácil hoy comprar pedazos de pequeños negocios excepcionales a través de la bolsa, que comprar negocios similares, en su totalidad en una negociación. No obstante, continuamos prefiriendo comprar el 100%, y algunos años tenemos suerte. En los tres años pasados, de hecho, nosotros hicimos siete adquisiciones. Aunque habrá años en blanco también, esperamos hacer un buen número de adquisiciones en las próximas décadas, y la esperanza es que sean grandes. Si estas compras se aproximan en su calidad, a las del pasado, Berkshire estará bien servida.

El desafío para nosotros es generar ideas tan rápidamente como nosotros generamos efectivo. A este respecto, una bolsa deprimida es probable que represente para nosotros unas ventajas importantes. En primer lugar, tiende a reducir los precios a los que las compañías enteras llegan a estar disponibles para la compra. Segundo, un mercado deprimido hace más fácil para nuestras compañías de seguros comprar pedazos pequeños de negocios maravillosos incluyendo pedazos adicionales de negocios que ya poseemos a precios atractivos. Y tercero, algunos de esos mismos negocios maravillosos, tal como Coca-cola, son compradores constantes de sus acciones propias, y significa que ellos, y nosotros, ganamos a estos precios más baratos, a los que ellos pueden comprar.

Por tanto, Berkshire y sus accionistas a largo plazo se beneficían de una bolsa que se hunde, tanto como un comprador de alimentos se beneficia de los precios de los alimentos en descenso. Cuanto más cae el mercado como ocurre de vez en cuando ni me aterra ni lo siento. Es una buena noticias para Berkshire.


5.- Debido de nuestras dos clases de enfoque en la titularidad del negocio, y debido de las limitaciones de la contabilidad convencional, las ganancias consolidadas publicadas pueden decir relativamente poco sobre nuestra actuación económico verdadera. Charlie y yo, ambos como propietarios y gerentes, ignoramos totalmente tales números consolidados. Sin embargo, informaremos también a usted sobre las ganancias de cada negocio importante que nosotros controlamos, números que consideramos de grande importancia. Estos datos, conjuntamente con otra información, que nosotros les daremos, sobre los negocios individuales, deberían ayudarle a usted a formar un juicio sobre ellos.

A estas cosas simples, nosotros tratamos de darle a usted, en el informe anual los números y otra información que realmente importan. Charlie y Yo prestamos mucha atención a lo bien que nuestros negocios lo están haciendo, y nosotros también nos esforzamos para comprender el ambiente en que cada negocio opera. ¿ Por ejemplo, uno de nuestros negocios disfrutan de un viento de espalda de la industria, o esta encarando un viento en contra? Charlie y Yo necesitamos saber exactamente que situación predomina, para ajustar nuestras expectativas adecuadamente. Pasaremos además nuestras conclusiones a usted.

A lo largo del tiempo, prácticamente todos nuestros negocios han sobrepasodo nuestras expectativas. Pero ocasionalmente tenemos desilusiones, y trataremos de ser tan sinceros al informar a usted sobre ellas, como lo somos al describir las experiencias más felices. Cuando nosotros usamos medidas poco convencionales al planificar nuestro progreso por ejemplo, usted leerá en nuestros informes anuales sobre el seguro "flotador" trataremos de explicar estos conceptos y por qué los consideramos tan importantes. En otras palabras, creemos en contar a usted lo que pensamos para que usted poder evaluar no solamente los negocios de Berkshirés, sino también evaluar nuestro enfoque de la gestión y distribución de capital.

6.- Las consecuencias en la contabilidad no influyen en nuestras decisiones de distribución de capital. Cuando los gastos de adquisición son similares, preferimos compar $2 de ganancias que no es cuantificado por nosotros bajo los principios de contabilidad, que comprar $1 de ganancias que es cuantificable. Esta es justamente la elección que frecuentemente encontramos con los negocios enteros (cuyas ganancias serán totalmente cuantificables) y que frecuentemente se venden por el doble al precio proporcional de pequeñas partes (cuyas ganancias serán en su mayor parte no cuantificables). Incorporadas, y pasado un tiempo, nosotros esperamos que las ganancias no cuantificables estén totalmente reflejaron en nuestro valor intrínseco de negocio, como plusvalías.

A través de tiempo hemos encontrado que las ganancias no distribuidas de nuestras inversiones, al ser reinvertidas, han sido totalmente beneficiosas a Berkshire, mas que si se nos hubieran distribuido (y por lo tanto se habrían incluido en las nuestros informes de ganancias oficiales). Esto es debido a que la mayoría de nuestras inversiones se comprometen en negocios verdaderamente excepcionales que pueden emplear frecuentemente capital adicional con grandes ventajas, bien por ponerlo a rendir en sus negocios, bien por readquirir sus acciones. Obviamente, cada decisión importante de nuestras inversiones no solo nos ha beneficiado como accionistas, hemos conseguido mucho más que un dólar de valor para cada dólar retenido. Por tanto, observamos como las ganancias quedan realmente reflejadas, como ganancia anual por operaciones.

En 1992, nuestro objetivo de beneficios eran $604 millones, y en este mismo año nos colocamos una meta de conseguir un promedio de 15% anual hasta $1.8 billones en el año 2000. Desde entonces, sin embargo, hemos emitido acciones adicionales incluyendo un número importante en la 1998 por la fusión de General Re por tanto ahora nuestro objetivo de beneficios debe ser de $2.4 billones en 2000, equivalente por acción a la meta originalmente propuesta. Este es un objetivo que aun esperamos conseguir.

7.- Usamos la deuda con moderación y, cuando pedimos prestado, intentamos estructurar los préstamos a una tarifa faja y a largo plazo. Rechazaremos oportunidades interesantes antes que un sobreendeudamiento en la hoja de balance. Este conservadorismo ha mermado nuestros resultados pero es el único comportamiento nos dejar cómodos, considerando nuestras obligaciones aseguradoras, prestamistas y los muchos accionistas quienes han comprometido partes extraordinariamente grandes de su activo neto a nuestro cuidado. (Como uno de los ganadores del Indianápolis "500" dijera: "Para terminar primero, primero debe terminar.")

El calculo financiero que Charlie y yo empleamos no permitirían a nuestro comercio pasar una mala noche, para obtener un porcentaje extra de rendimiento. No he creído nunca en arriesgar qué mi familia y amigos pasen necesidad a fin de perseguido lo que no tienen ni necesitan.

Además, Berkshire tiene acceso a dos fuentes económicas de bajo costo, sin peligro de endeudamiento, que nos permite, sin riesgo, poseer mucho más activo que nuestro propio capital, nos permitiría: los impuestos aplazados y "el flotador", los fondos de otros que nuestro negocio de seguros retiene, que recibe beneficio antes de necesitar pagar pérdidas. Estas dos fuentes de financiación han crecido rápidamente y ahora son en total sobre $32 billones.

Mejor aún, este financiamiento hasta el momento ha sido de costo libre. Los impuestos aplazados no tienen ningún interés. Y mientras podemos cubrir gastos en nuestra aseguración lo que hemos hecho, como promedio, durante nuestros 32 años en el negocio el costo de la flotación de esa operación es cero. Estas son responsabilidades verdaderas. Pero lo son sin hecho o fechas vencimiento ligados a ellas. Al efecto, ellos nos da la ventaja de la deuda una capacidad para tener más activo trabajando para nosotros pero no nos pone con ninguno de sus desventajas.

Por supuesto, no hay garantía que podemos obtener nuestro flotante en el futuro sin costo. Pero creemos que nuestras oportunidades de lograr esa meta son tan buenas como las de cualquiera en el negocio de Seguros. No solamente hemos alcanzados la meta en el pasado (a pesar de errores importantes de su presidente), nuestra adquisición de GEICO en 1996, mejoraron nuestras perspectivas para conseguirlo también en el futuro.

8.- En "la lista de deseos" de un Directivo no estará llena de gastos para el accionista. No diversificaremos comprando negocios enteros a precios que no tengan consecuencias a largo plazo económicas a nuestros accionistas. Únicamente haremos con su dinero lo qué nosotros haríamos con el nuestros, ajustando totalmente a los valores que usted puede obtener, para diversificar sus carteras propias, mediante compras directas en la bolsa.

Charlie y yo estamos interesados solo en adquirir aquello que creemos elevara el valor intrínseco de las acciones de Berkshirés. El tamaño de nuestros sueldos o nuestras oficinas nunca tendra relacion con al tamaño de la hoja de balance de Berkshirés. .

9.- Nuestras buenas intenciones deberían verificarse periódicamente contra resultados. Probamos la habilidad de retener ganancias y evaluar si dicha retención, a través del tiempo, entrega a los accionistas por lo menos $1 del valor de mercado para cada $1 retenido. Hasta ahora, esta prueba ha sido superada. Continuaremos aplicandola durante los próximos 5 años. Como nuestro activo neto crece, es más difícil usar bien las ganancias retenidas.

Continuamos superando la prueba, pero los desafíos para conseguirlo son cada vez mayores y es más difícil. Si llegamos a un punto que no podemos crear valor extra reteniendo ganancias, los pagaremos y dejaremos a nuestros accionistas utilizar estos fondos.

10.- Emitiremos acciones solo cuando recibimos tanto como damos, del valor del negocio. Esta regla es aplicada a todas las formas de emisión no solamente fusiones o emisiones de acciones, sino, cambios de acciones por deuda, opciones sobre acciones, y opciones convertibles también. Nosotros no venderemos partes pequeñas de su empresa que es la emisión de acciones- sobre un precio inconsecuente con el valor de la empresa entera.

Cuando nosotros vendimos las acciones Clase B en 1996, dijimos que las acciones de Berkshire no estaban infravaloradas y alguna gente se escandalizó. Esa reacción no tiene fundamento. El escándalo debería producirse si hubiéramos emitidos las acciones, cuando nuestras acciones estaban infravaloradas. Las gestiones que hacen un ofrecimiento público de acciones y están infravaloradas normalmente son antieconómicas para los accionistas: Los propietarios injustamente pierden si sus gerentes deliberadamente venden activo para 80¢ que de hecho valen $1. Nosotros no cometimos ese tipo de crimen en nuestro ofrecimiento de acciones Clase B, y nunca lo haremos. (Sin embargo, no dijimos en el momento de venta que nuestras acciones se supervaloró, aunque muchos medios han informado que nosotros lo hicimos.)

11.- Usted debería saber de la actitud que Charlie y Yo compartimos y que daña nuestra labor financiera: independientemente del precio, no tenemos ningún interés en vender cualquiera de los buenos negocios que Berkshire posee. Estamos también muy poco dispuestos en vender partes de negocios, mientras esperemos que generen por lo menos algún efectivo y mientras nos sentimos en buenas relaciones con los gerentes y su labor. Esperamos no repetir los errores en la distribución de capital que nos produjeron a negocios por debajo del invertido. Y reaccionamos con sumo cuidado a las sugerencias de que nuestros malos negocios pueden reconducirse a la rentabilidad satisfactoria con gastos de capitales importantes. (Los proyectos deslumbrantes y los defensores sinceros, pero, al final, una inversión importante añadida en una mala industria normalmente tiene de recompensa, como luchar contra arenas movedizas.) no obstante, el comportamiento administrativo caprichoso(??) (desecha su negocio prometedor a cambio de otro peor) no es nuestro estilo. Preferimos tener unos resultados finales un poco peores, que comprometernos en este tipo de comportamiento.

Seguimos evitando comportamientos caprichosos(??). En efecto, cerramos nuestro negocio Textil en 1980 después de 20 años de luchar por el, pero solo porque pensamos que estaba condenado a interminables perdidas en sus operaciones. Sin embargo, no hemos pensado vender operaciones que reportarían precios fantásticos, ni tampoco nos hemos deshecho de nuestros rezagados, aunque actuamos con ganas en curar los problemas que los están rezagando.

12.- Seremos sinceros en informe a usted, enfatizando con detalle las ventajas importantes en la evaluación del valor del negocio. Nuestra actitud es contar a usted los hechos del negocio que nosotros querríamos saber, si nuestras posiciones fuera a la inversa. Es lo menos que le debemos. Además, con una compañía con un negocio importante de comunicaciones, sería injustificable para nosotros, no aplicar las mínimas normas de exactitud, equilibrio y tajante, cuando informamos sobre nosotros mismos, que lo que esperamos de nuestra gente de noticiarios, cuando informan sobre otros. También creemos que la sinceridad nos beneficia como gerentes: El CEO que engaña a los demas, en publico, puede engañarse a sí mismo, quizas, en privado.

A Berkshire usted no encontrará " baño grande(¿mano ancha?), ni reestructuraciones o maniobras de contabilidad ni cualquier "apañamiento" de resultados trimestrales o anuales. A usted siempre le contaremos cuántos golpes nos ha llevado cada hoyo y nunca haremos trampa con la tarjeta. Cuando los números no son buenos, como ellos necesariamente deben estar en la reserva del Seguro, trataremos de ser siempre constantes y conservadores en nuestro enfoque.

Nos comunicaremos con usted de varios maneras. Por el informe anual, trato de dar a todos los accionistas tanta información como puede transmitirse en un documento a la longitud razonable. También tratamos de transmitir una cantidad de información condensada, pero información importante, en nuestros informes trimestrales, aunque yo no escribo estas (una narración al año es suficiente). De todos modos, otra ocasión importante para la comunicación es nuestra reunión anual, a que Charlie y yo estamos encantados de gastar cinco de horas o más contestando las preguntas sobre Berkshire. Pero hay una de manera que no podemos comunicarnos: Mediante una carta. Ya que no es factible, con tantos miles de propietarios de Berkshirés.

En todas nuestras comunicaciones, tratamos de asegurar que ningún accionista solo, consiga un borde (¿privilegio?): No seguimos la práctica usual de dar ventajas u otra información de valor, a analistas o accionistas grandes. Nuestra meta es tener a todos nuestros propietarios actualizados a la vez.

13.- A pesar de nuestra política de sinceridad, solo hablamos de nuestras actividades en valores comerciales cuanto es legalmente requerido. Las ideas buenas de inversión son raras, valiosas y sujetas a apropiación por la competitiva, así como las buenas ideas de adquisición de productos o negocios también lo serán. Por lo tanto, normalmente no hablaremos de nuestras ideas de inversión. Esta prohibición se extiende también a valores que hemos vendido (porque los podemos comprar nuevamente) y a acciones que se rumorea que podemos comprar. Si negamos esos informes, pero decimos "ningun comentario" sobre este asunto, los ningún comentarios podrian llegar a ser confirmación.

Aunque continuamos poco dispuesto a charlar de acciones específicas, nosotros libremente discutimos nuestra filosofía de inversión y negocio. Yo me beneficié enormemente de la generosidad intelectual de Ben Graham, el mayor profesor en la historia de las finanzas, y creo justo transmitir lo qué yo aprendí de él, aunque esto cree competidores nuevos para Berkshire, capaces de invertir con las enseñanzas de Ben.

UN PRINCIPIO ADICIONAL

En lo posible, quisiéramos que cada accionista de Berkshire obtuviera una ganancia o la pérdida en el mercado de valores, durante su período de propiedad, proporcional a la ganancia o la pérdida, por acción, registrada en el valor intrínseco de la compañía durante ese período de permanencia. Pero para que esto ocurra, la relación entre el valor intrínseco y el precio de mercado de una accion de Berkshire debería permanecer constante, por nuestras preferencias de 1-a-1. Esto implica, que nosotros veríamos mejor que Berkshirés permaneciera valorada a un nivel justo antes que un nivel alto. Obviamente, Charlie y yo no podemos controlar el precio de Berkshirés. Pero con nuestras políticas y comunicaciones, nosotros podemos fomentar un comportamiento racional informando a sus propietarios que, a su vez, tenderán a dar un precio a las acciones, también racional. Nuestro no es bueno estar sobrevalorado, como no lo es estar infravalorado podrá desilusionar a algunos accionistas. Pero creemos, sin embargo, que permite a los inversores de Berkshire la mejor perspectiva a largo plazo, mejor para quien busca ganar por el progreso de la compañía, más que por los errores de inversión de sus socios.

EL VALOR INTRINSECO

Ahora vamos a tratar un término que yo mencioné anteriormente y que usted encontrará en futuros informes anuales.

El valor intrínseco es un concepto de suma importancia que ofrece el único enfoque lógico para evaluar la atractiva relación de inversiones y negocios. El valor intrínseco puede definirse facilmente: Es el valor descontado del efectivo, que puede producir un negocio durante su vida restante.


El cálculo de valor intrínseco, no es tan simple como nuestra definición sugiere, es una estimación más bien que una cifra precisa, y es por tanto una estimación que debe cambiarse si los tipos de interés varian o los pronósticos de futuros flujos de efectivo son revisados. Dos personar que miren al mismo conjunto de hechos, - y esto se aplicaría también a Charlie y mi casi inevitablemente llegaran a al menos valores intrínsecos ligeramente diferente. Esta es una razón por la que nunca damos a usted nuestra estimación de valor intrínseco. Aunque lo qué nuestros informes anuales suministran, son los datos que nosotros mismos usamos para calcular este valor.

Mientras tanto, con regularidad informamos de nuestro valor contable por acción, un dato fácilmente calculado, aunque de uso limitado. Las limitaciones no provienen de nuestras propiedades en valores cotizables, que se llevan en nuestros libros a sus precios actuales. Si no que las limitaciones del valor contable tienen que ver con las compañías que controlamos, cuyos valores declarados en nuestros libros pueden ser muy distintos a sus valores intrínsecos.

La disparidad puede ir en una u otra dirección. Por ejemplo, en 1964 podríamos declarar con seguridad que el valor contable de Berkshirés por acción era $19.46. Sin embargo, aquellos datos exageraban bastante el valor intrínseco de la compañía, ya que todos los recursos de la compañía se hallaban en un negocio textil poco lucrativo. Nuestros activos textiles no tenían, ni de lejos, los valores liquidativos de sus valores de adquisición. Hoy, sin embargo, la situación de Berkshirés se invierte: Ahora, nuestro valor contable no llega ni de lejos al valor intrínseco de Berkshires, un hecho seguro, porque muchos de los negocios que nosotros controlamos valen mucho más que su valor de adquisicion.

Inadecuado, aunque estén en la narración, damos a usted las cifras del valor contable de Berkshirés, porque sirven como una aproximación, aunque significativamente infravalorada, para calcular el valor intrínseco de Berkshirés. En otras palabras, el porcentaje de cambio en el valor contable en cualquier año, probablemente va a ser razonablemente cercano del porcentaje de cambio de ese año en el valor intrínseco.

Para hacerse una idea de las diferencias entre el valor contable y valor intrínseco, puede mirar hacia una de forma de inversión, la educación en un colegio. Piense en el coste de la educación como su "valor contable.". Para que este costo sea exacto, debería incluir las ganancias a las cuales renuncia el estudiante al elegir el colegio, en vez de un trabajo.

Para este ejercicio, ignoraremos las ventajas no económicas de una educación y lo enfocamos estrictamente en su valor económico. En principio, debemos estimar las ganancias que el graduado recibirá durante su vida, y restará de este dato, una estimación de lo qué él ganaría careciendo de esa educación. Esto nos da unas cifras de ganancias excesivas, que deben entonces ser actualizadas (descontadas), a una tasa de interés apropiada, el tiempo anterior al día de graduación. El resultado en dólares será el valor económico intrínseco de la educación.

Algunos graduados verán que el valor contable de su educación excede su valor intrínseco, esto significa que, con lo que pago por su educación, no consiguió sacar provecho en dinero. En otros casos, el valor intrínseco de una educación excederá en mucho su valor contable, un resultado que indica que el capital ha sido sabiamente invertido. En cualquier caso, esta claro que ese valor contable no es indicativo de su valor intrínseco.

LA DIRECCIÓN DE BERKSHIRE

Pienso que es apropiado que concluya tratando sobre la gestión de Berkshirés, hoy y en el futuro. Como dice nuestro primer principio de propietario, Charlie y yo somos los socios administradores de Berkshire. Pero subcontratamos el llevar toda la pesada carga de este negocio a los gerentes de nuestras filiales. De hecho, delegamos las responsabilidades casi hasta el punto de la abdicación: Aunque Berkshire tiene alrededor de 45,000 empleados, solo 12 de ellos esta en la sede central.

Charlie y yo sobretodo atendemos a la distribución capital y el cuidado y estimulo de nuestros gerentes claves. La mayoría de estos gerentes son más felices cuando se les dejan en paz para hacer sus negocios, y que es lo que habitualmente solemos hacer. Esto les pone a cargo de todas las decisiones de operaciones y de enviar el excesivo de efectivo que ellos generan a la sede central. Al enviárnoslo, así no se desvían de la manera en que manejan el efectivo siendo ellos responsables de enviar el efectivo que sus negocios dan. Además, Charlie y yo tenemos una gama mucho más amplia de posibilidades para invertir estos fondos que cualquier de nuestros gerentes podrían encontrar el o su industria.

La mayoría de nuestros gerentes son independientemente ricos, y es esto, por tanto, lo que nos permite crear un clima que los fomenta a escoger entre trabajar con Berkshire, o jugar o pesca. Esto nos lleva a tratarlos limpiamente y como nosotros desearíamos ser tratados si nuestras posiciones fueran las inversas.

En cuanto a la distribución de capital, que es una actividad de la que Charlie y yo disfrutamos y en la que tenemos adquirida alguna experiencia útil. En general, el pelo gris no castiga sobre este terreno de juego: No es necesario una buena coordinación de la vista, la mano y el músculo para conseguir atraer el dinero (gracias a Dios). Mientras nuestras mentes sigan funcionando eficazmente, Charlie y yo podemos seguir haciendo tan buen trabajo, como hemos hecho en el pasado.


Sobre mi muerte, el esquema de la propiedad de Berkshirés cambiará, pero no de una manera radical: en principio, sobre un 1% de mis acciones tendrán que ser vendida para atender legados e impuestos y; el segundo lugar, el balance de mis acciones irá a mi esposa, Susan, si ella me sobrevive, o a una fundación familiar, sino lo hace. Tanto en uno como en otro caso, Berkshire tendrá un accionista que gestione con la misma filosofía y objetivos con la que nuestro lo hacemos actualmente.

En esa situación, la familia Buffett no administrara el negocio, solo decidirá para escoger y supervisar a los gerentes que tenga. Sobre quienes serán esos gerentes, por supuesto, depende de la fecha de mi muerte. Pero yo puedo prever cual será la estructura de gestión: Esencialmente mi trabajo se dividirá en dos partes, con un de ejecutivo que será el responsables de las inversiones y otros para las operaciones. Si hay en perspectiva adquisición de nuevos negocios, los dos colaborarán en tomar las decisiones adecuadas. Ambos ejecutivos informarán a una junta directiva, quien responderá ante el accionista controlador, cuyos intereses, a su vez, se alinearán con los suyo.

Para nosotros era necesario que la gestión se estructure. Acabo de describir unas bases inmediatas, mi familia y otras personas claves, saben a quienes yo escogería para ocupar ambos puestos. Ambos trabajan actualmente para Berkshire y son la gente en quien tengo una confianza total.

Continuaré manteniendo a mi familia al tanto sobre cuestiones de sucesión. Y ya que las acciones de Berkshire constituirán básicamente mi patrimonio entero y rendirá en una parte similar del activo, ya sea de mi, de mi esposa, o de la fundación, por un período de tiempo considerable después de mi muerte, usted puede estar seguro que he estudiado cuidadosamente la cuestión de mi sucesión. Asimismo puede estar seguro que los principios que hemos empleado hasta el momento en Berkshire continuarán guiando a los gerentes que me sucedan.

No quiero terminar esta nota en un tono fúnebre, También quiero asegurarle que nunca me he sentido mejor. Me gusta gestionar Berkshire, y si disfrutar de la vida aumenta la longevidad, El Registro de Matusalén corre peligro.


Warren E. Buffett
El Presidente
*Registre @@© 1996 Por Warren E. Buffett
Todos derechos reservados

Introduzca el contenido de soporte